Algunas falsedades del porno

* Los grandes paquetes de los actores.

 La medida de Nacho Vidal no es lo normal. Tan sólo el dos por ciento de la población mundial posee un pene mayor a los 20 centímetros, y la mayor parte son actores porno. Es más, poseer más centímetros no nos asegura la satisfacción en la relación. El órgano del placer de la mujer es el clítoris, por lo que un buen tamaño del pene no es necesario.

* La penetración lleva al orgasmo.

 La estimulación clitoriana, es el origen del placer femenino. Con la penetración sin más, tan sólo el 30 por ciento de las chicas llegan al clímax. Pero, las películas X muestran a chicas con orgasmos sin fin al ser penetradas, como pasa en los filmes de porno estadounidense.

*Las súper eyaculaciones femeninas. luna

Esas imágenes de mujeres lanzando esos ríos eyaculatorios, es falso, aunque adoptes las posturas más contrariadas que se te puedan pasar por la imaginación. La capacidad de eyaculación o potencia de ‘squirting’ de una mujer, es porque haya nacido con las glándulas de Skene sensibles y prominentes. Éstas son las responsables de la expulsión de este líquido similar al prostático por la uretra. La mayor parte de las chicas, no poseen esa capacidad, por lo que jamás experimentarán esa sensación, por muy intenso y sensacional que sea el orgasmo.

Hacemos una oda especial al misionero. Aunque no es muy común en las películas porno (o inexistente) y se juega más por las posturas a lo perrito, esto no es por falta de interés ni porque no dé placer. Es una cuestión de picados y contrapicados, es decir, que no queda muy bien en cámara ya que no se ve nada de lo que en realidad tiene que enseñar el XXX. Pero la verdad, es que esta posición continúa siendo la predilecta de la gran mayoría de parejas, y fácil de sostener durante varios minutos (u horas, para los más resistentes), y es la que consigue un placer constante y estimulación mutua.

Fuente: hotevacam