Comportamiento del conductor del coche de bodas

Los momentos de llegada en el coche a la ceremonia, lo es de muchos nervios y que, aparentemente no es muy complicado, puesto que la novia o el novio no serán conscientes de dónde sentarse, lo que quieren es llegar. Sin embargo, existe un protocolo de colocación en el coche.

Los novios, no deberán cruzar la calle para subirse al coche de bodas, lo ideal es que el coche los espere en su misma acera y los apee en la acera de justo delante del lugar. Según el protocolo de bodas, el asiento preferente cuando se lleva chofer de autoscava, es el de detrás a la derecha por lo que tanto la novia como el novio deberán posicionarse en ese lugar en el viaje de ida, al lugar de la ceremonia. Sus padrinos, madrinas o padres se situarán a su lado, en el lado izquierdo. En el supuesto de que los acompañantes sean los padres, la madre del novio se sentará en ese lugar y el padre delante y, en el caso de la novia, el padre al lado y la madre delante o en otro coche.

Todas los demás asistentes, sean los pajes, damas, amigos u otros familiares que no sean madrinas, padrinos o padres, tendrán que ocupar otro coche y podrán seguir al coche de los novios a forma de séquito o ir antes, y de se modo esperar la llegada en el lugar de la boda.

Los movimientos del chofer, del alquiler de coches con conductor, será el encargado de abrir la puerta trasera derecha del coche, para que los novios y los padrinos suban o se apeen, destacando de esa forma su importancia y protagonismo, bordeando el coche por la parte trasera, nunca por delante.

Ya como marido y mujer, debido al desplazamiento hacia el lugar del banquete, los novios se aposentarán en el coche de la siguiente manera: la novia entrará, con ayuda del novio, en el coche y se situará en la parte trasera de la derecha, mientras que él se sentará en la contraria, en la parte izquierda. El asiento delantero junto al conductor, irá vacío para dar todo el protagonismo a la pareja de los recién desposados.