Conoce el comportamiento de los caballos

 

 

Una de las claves para trabajar de forma segura con tu caballo es comprender el comportamiento natural del mismo. Si puedes predecir, cuándo un caballo está a punto de mostrarse agresivo o asustarse ante algo, podrás responder mejor y evitar una situación peligrosa o prevenir ese comportamiento. Conoce el comportamiento de los caballos.

 

 

Conoce el comportamiento de los caballos

 

Conoce el comportamiento de los caballos

    Los caballos son uno de los animales domésticos más perceptivos. Como son una especie de presa, deben ser capaces de detectar a los depredadores. Un estímulo que pasa desapercibido para los humanos suele ser motivo de alarma para los caballos; como jinetes y entrenadores, solemos confundir esta reacción con «miedo» o mal comportamiento.

    Los caballos perdonan, pero no olvidan. Se acuerdan especialmente de las malas situaciones. Por eso es fundamental que la primera experiencia de adiestramiento del caballo sea positiva.

    Los caballos son fácilmente dominables. El caballo es un animal de manada en el que siempre se establece una jerarquía de dominación. Si se hace correctamente, la dominación humana puede establecerse fácilmente durante el adiestramiento sin que el caballo se vuelva excesivamente temeroso.

    El lenguaje corporal del caballo es único en la especie equina. Al ser un animal altamente social, el caballo comunica sus emociones e intenciones a sus compañeros de manada tanto a través de la vocalización como del lenguaje corporal. Una persona que maneja caballos debe ser capaz de leer el lenguaje corporal del caballo para ser un entrenador eficaz.

Sentidos

La visión de un caballo es su principal detector de peligro. Aunque tienen una mala visión de los colores, pueden diferenciar el azul y el rojo de los tonos grises. Sin embargo, les cuesta más diferenciar el amarillo y el verde del gris. Los caballos también tienen una mala percepción de la profundidad cuando sólo utilizan un ojo. No pueden distinguir un remolque de un túnel interminable, ni un charco de barro de una laguna sin fondo. Su percepción mejora unas 5 veces cuando utilizan ambos ojos (visión binocular). Pueden cambiar instantáneamente su enfoque de los objetos cercanos a los lejanos. Por eso los caballos inclinan la cabeza de forma diferente para ver los objetos cercanos y los lejanos. Los caballos tienen una gran capacidad para detectar el movimiento. Por eso un caballo es mucho más rápido en los días de viento; las cosas que normalmente están inmóviles ahora se mueven y se perciben como una amenaza potencial.

Visión

El oído de un caballo es mucho más agudo que el nuestro. Utilizan su oído para tres funciones principales: detectar sonidos, determinar la ubicación del sonido y proporcionar información sensorial que permita al caballo reconocer la identidad de estas fuentes. Las orejas de los caballos pueden moverse 180 grados utilizando 10 músculos diferentes (frente a los 3 del oído humano) y son capaces de señalar una zona específica para escuchar. Esto permite al caballo orientarse hacia los sonidos para poder determinar qué es lo que hace el ruido.

La sensación táctil de los caballos es extremadamente sensible. Todo su cuerpo es tan sensible como la punta de nuestros dedos. Pueden sentir una mosca en un solo pelo y cualquier movimiento del jinete.

 

Conoce el comportamiento de los caballos

 

Señales corporales, conoce el comportamiento de los caballos

Los caballos son buenos para hacernos saber exactamente cómo se sienten; el único problema es que la mayoría de la gente no sabe hablar «a caballo». Así que aquí tienes algunos consejos para leer el

lenguaje corporal de un caballo.

Si la cola de un caballo está

    Alta: están alerta o excitados

    Baja: es un signo de agotamiento, miedo, dolor o sumisión

    En alto sobre el lomo: (como se ve en la mayoría de los potros) son juguetones o están muy alarmados

    Balanceo: están irritados.

Si las patas de un caballo son:

    Manoseando: están frustrados

    Una pata delantera levantada: puede ser una amenaza leve (o una postura normal a veces al comer)

    Una pata trasera levantada: suele ser una amenaza más defensiva

    Un pisotón: indica una amenaza leve o una protesta (o puede estar deshaciéndose de insectos o moscas que le pican las patas).

 

 

 

 

Un caballo está a punto de mostrarse agresivo o asustarse, podrás responder mejor y evitar una situación peligrosa o prevenir ese comportamiento. Conoce el comportamiento de los caballos

 

 

 

 

Algunas expresiones faciales de los caballos según en Hipica La Calderona

    Mandíbulas abiertas con los dientes expuestos: muestra agresividad o un posible ataque.

    Fosas nasales dilatadas: suele significar que están excitados o alerta.

    Mostrar el blanco alrededor de los ojos: suele significar que están enfadados o asustados.

 

 

Conoce el comportamiento de los caballos

 

Las orejas de los caballos son una característica única

Caballo enfadado

    Orejas en punta: las orejas se mantienen tiesas con las aberturas apuntando directamente hacia delante, lo que significa que el caballo está alerta.

    Orejas de avión: las orejas caen lateralmente con las aberturas hacia abajo, normalmente significa que el caballo está cansado o deprimido.

    Orejas inclinadas hacia atrás: suelen significar que está atento al jinete o que escucha las órdenes.

    Orejas pegadas al cuello: significa ¡cuidado! El caballo está enfadado y es agresivo

 

Comunicación

Los relinchos son los más conocidos: sonidos agudos y prolongados que pueden transmitirse a distancia. Los caballos relinchan para saber dónde están y para intentar localizar a un compañero de manada. También responden a los relinchos de los demás incluso cuando están fuera de la vista.

El soplido es una fuerte y rápida expulsión de aire que da lugar a un sonido agudo, que suele ser una señal de alarma utilizada para advertir a los demás.

Las yeguas y los potros se empujan y se acarician mutuamente durante la lactancia o para reconfortarse, y a menudo se observa el acicalamiento mutuo, cuando dos caballos se mordisquean.

 

Estructura social

Una manada de caballos salvajes está formada por uno o dos sementales, un grupo de yeguas y sus potros. La líder de la manada suele ser una yegua mayor (la «yegua alfa»), aunque un semental sea el dueño de la manada. Mantiene su papel dominante, aunque sea físicamente más débil que las demás. La yegua más vieja ha tenido más experiencias, más encuentros cercanos y ha sobrevivido a más amenazas que cualquier otro caballo de la manada.

 El trabajo del semental, es ser el guardián y protector de la manada, al tiempo que mantiene la viabilidad reproductiva. El harén del semental suele estar formado por entre 2 y 21 caballos,

de los cuales hasta 8 son yeguas y el resto sus crías. Cuando los potros tengan la edad suficiente para estar solos, formarán una manada de solteros.

 Las potras permanecerán en su manada natural o, más comúnmente, se dispersarán en otras manadas o formarán una nueva manada con un semental soltero. En cuanto un semental se hace demasiado viejo para mantener su estatus de propietario de la manada, es sustituido por un semental más joven de una manada de solteros. El tiempo medio de permanencia de un semental como líder es de unos 2 años, pero algunos pueden durar más de 10 años.

La dominación se produce cuando un caballo obliga al otro a moverse en contra de su voluntad. Un caballo moverá su cuerpo en dirección o en contacto con el otro obligándolo a moverse. Las peleas suelen producirse cuando el caballo dominante se ve desafiado porque el otro caballo no se mueve o responde de forma agresiva.

 

 

Conoce el comportamiento de los caballos

 

Vicios de los caballos

Los caballos pastan de forma natural de 12 a 16 horas al día. Cuando se les mantiene en establos, les impedimos realizar muchas actividades naturales, como pastar, pasear o jugar con otros caballos. La falta de estímulos naturales hace que el caballo se invente sus propios estímulos.

El cribado se produce cuando el caballo muerde una superficie fija (por ejemplo, el borde de la puerta del establo, el cubo de grano, la barandilla de la valla), arquea el cuello y aspira aire, emitiendo un gruñido. Esto provoca una liberación de endorfinas que alivia la situación desagradable. Algunos caballos incluso prefieren regañar a comer.

Dar patadas en el establo, caminar por el establo, dar zarpazos o escarbar y morder la puerta del establo son también vicios causados por el aburrimiento de estar encerrado en un establo. Para reducir la frecuencia de este comportamiento, puede intentar añadir otra hora de comida, colocar juguetes en el establo o proporcionar más forraje o tiempo de descanso.