Evita que se rayen tus gafas de sol ray ban

gafas de sol ray ban

Las lentes de las gafas han desarrollado una evolución sorprendente en las últimas décadas. Hasta hace parcialmente poco, todas y cada una estaban efectuadas en cristal mineral, un material duro, muy resistente al rayado y con geniales cualidades ópticas pero que es poco dúctil, tiene mucho peso y se rompe con sencillez frente al menor golpe. En el año mil novecientos cincuenta y cuatro, se lanzó la primera lente orgánica que se comercializa en el mercado, efectuada en un material llamado CR39. Las lentes orgánicas son considerablemente más ligeras y dúctiles que las de cristal, con lo que resultan más cómodas y pueden satisfacer las distintas necesidades visuales de más personas. Son asimismo más resistentes a los golpes que las de cristal, pero por contrapartida, resultan más sensibles al rayado. Para contrarrestar este hándicap, algunas lentes cuentan con tratamientos endurecedores que las hacen muy resistentes. Sin embargo, es fundamental que cuides las lentes de tus gafas de sol ray ban y que no le dejes todo el trabajo al tratamiento anti-rayado.

Consejos para mantener tus lentes en buen estado

Evita descuidos. La mayor parte de las veces, las lentes se rayan pues las has puesto en un peligro superfluo. Para cerciorarte de que están “a salvo”, es esencial que guardes tus gafas en su estuche cuando no las estás utilizando. Si, por servirnos de ejemplo, las pones en la mesa o bien te las pones en la cabeza, el peligro de que se caigan aumenta arriesgadamente. Lo idóneo es que las guardes en un estuche recio, al lado de su bayeta, a fin de que estén bien protegidas. Si escoges un estuche más flexible, de lona por poner un ejemplo, cerciórate de que al plegarlas, las varillas no rozan con las lentes en tanto que, el roce con exactamente las mismas podría rayarlas por la parte interior. Si utilizas estos estuches blandos, evita guardarlas en el bolsillo, por el hecho de que la montura puede aplastarse contra las lentes, o bien el bolso, por el hecho de que se pueden salir y arañarse con algo que lleves en su interior, como las llaves, por ejemplo.

gafas de sol ray ban

Trata de forma cuidadosa tus gafas de sol ray ban. Intenta limpiarlas siempre y en toda circunstancia con una bayeta suave y productos convenientes para esto y, a ser posible, jamás las limpies en seco. Si no tienes a mano ningún líquido concreto para adecentar las lentes, lo mejor es que lo hagas con agua del grifo y jabón de lavavajillas; el agua corriente va a hacer que se desprendan las partículas potencialmente “rayantes” y el jabón va a ayudar a quitar restos de grasa que pueden atraer polvo o bien arenilla.

Para secarlas, emplea un paño suave y limpio y no se te ocurra emplear el secador. Si limpias tus lentes en seco, el peligro de raspones es altísimo en tanto que, si bien las “soples” ya antes, posiblemente haya alguna partícula adherida a la lente. Si empleas productos violentos como alcohol, acetona o bien colonia, puedes estropear los tratamientos de las lentes (anti-rayado, anti-polvo, anti-reflejos…), aparte de poner en riesgo el material con el que está hecha la montura de tus gafas.