Evitar la conjuntivitis en verano con lentillas baratas

lentillas baratas

Con la llegada del verano muchos de nosotros pasamos todo el tiempo que podemos en la piscina. Si bien un buen chapuzón en el agua es una agradable forma de refrescarse cuando el calor aprieta, asimismo puede acarrear algún peligro. Uno de ellos son las infecciones oculares o bien las temidas conjuntivitis. De todas formas, debes una vez acabado el baño, colocarte de nuevo tus lentillas baratas.

El efecto del cloro
El cloro es un factor químico que actúa como un poderoso desinfectante en el tratamiento del agua. Si bien es indispensable para mantener el agua de las piscinas limpia y libre de microorganismos, sus fuertes propiedades desinfectantes y decolorantes puede provocar irritación sobre la piel y las mucosas.

No obstante, pese a ser enormemente irritante, el cloro es preciso para desinficionar el agua de las piscinas en tanto que sin él los microorganismos pueden abundar, con los consecuentes inconvenientes que esto puede conllevar.
Debemos tener asimismo en cuenta que las piscinas pueden estar contaminadas con sudor, saliva, cosméticos, pelo, piel muerta e inclusive, orina.

Tipos de conjuntivitis
La conjuntivitis es la inflamación de la capa externa del ojo que cubre el globo ocular y la parte interna de los párpados. Los síntomas son picor, sensación de tener arenilla en los ojos, ojos colorados y/o lagañas. Existen múltiples tipos de conjuntivitis:
-Conjuntivitis irritativa: es la más usual en verano. Como ya hemos explicado el cloro y otros agentes pueden irritar los ojos, favoreciendo la entrada de gérmenes y provocando una infección.
-Conjuntivitis alérgica: como su nombre señala, es más frecuente en primavera y verano por la proliferación del polen y otros alérgenos.
-Conjuntivitis bacteriana: es la más habitual, provocada por un virus o bien una bacteria. Es muy infecciosa y se identifica por tener el ojo colorado y una secreción amarillenta o bien verdosa en el rabillo del ojo.

Las conjuntivitis infecciosas acostumbran a manifestarse ciertos días tras el baño, al paso que las irritativas brotan tras pocas horas. Si tienes cualquier síntoma o bien molestia ocular, acude a un especialista, este va a poder apuntarte la mejor solución y tratamiento.

De qué forma evitarlo
El mejor antídoto para las conjuntivitis es la prevención. Es esencial lavarse habitualmente las manos y eludir tocarse los ojos, especialmente si las manos están sucias. Asimismo es esencial lavar de manera frecuente las toallas y no compartirlas.
Asimismo es conveniente emplear gafas de natación. Esto es verdaderamente esencial en los pequeños, que acostumbran a continuar un buen tiempo en el agua y toman menos cautelas.

Para disminuir al mínimo la exposición es recomendable ducharse tanto ya antes de entrar como al salir del agua. Ya antes de bañarte para reducir la cantidad de sudor y de células de la piel que se desprenderán a lo largo del baño. Tras salir del agua para suprimir el cloro y otros elementos irritantes.

Fuente: lentiexpress