Gestoría para autónomos y pequeñas empresas

gestoria para autonomos

 

Incluso antes del Covid-19, la naturaleza del trabajo había estado cambiando durante algún tiempo. Atrás, quedaron los días en los que tener un trabajo, significaba necesariamente trabajar para una empresa a largo plazo, en un horario fijo y bajo un contrato de trabajo. Ahora es todo lo contrario. Durante la última década, ha habido un aumento considerable en el número de trabajadores autónomos (de los cuales a febrero de 2020 ascendían a 5,3 millones según la Oficina de Estadísticas). Es probable que la pandemia Covid-19 experimente un fuerte aumento en el trabajo por cuenta propia y el trabajo flexible. Es por esto, que les será imprescindible la contratación de una gestoria para autónomos.

Covid-19 ha tenido y seguirá teniendo efectos profundos en la forma en que todos trabajamos, desde la naturaleza de los compromisos hasta la forma en que se lleva a cabo el trabajo a medida, que las organizaciones buscan pasar del bloqueo a un modelo socialmente distanciado.

 

gestoria para autonomos

Gestoría para autónomos

Tradicionalmente, en el sector de las artes siempre ha existido un grupo de personas altamente calificadas que trabajan por su cuenta (proporcionando habilidades técnicas, de diseño, producción, etc.) pero que no emplean a otros. A menudo, esto era necesario para llenar los vacíos de sobredemanda o para llevar a cabo proyectos específicos. Esto ahora, se ha expandido para incluir lo que se ha llamado la ‘economía de conciertos’, donde los servicios básicos son prestados por contratistas autónomos contratados a corto plazo o ‘conciertos’, a menudo sólo para una tarea en particular.

A medida que crece la economía del trabajador autónomo y la economía flexible, también se difumina la división tradicional entre trabajadores autónomos / empleados.

Dependiendo de los factores que se detallan a continuación, puede ser que una organización considere que ha contratado a un consultor autónomo, cuando en realidad lo que ha hecho lo ha asumido un empleado con todas las obligaciones y costes que de ello se derivan. Este no es un problema insustancial. Por ejemplo, un informe elaborado por la Oficina de Asesoramiento al Ciudadano en 2015 estimó que 460.000 autónomos, fueron clasificados incorrectamente.

 

gestoria para autonomos

 

Leyes laborales tradicionales

Además, la compleja tarea de clasificar correctamente a los trabajadores e interpretar las leyes laborales tradicionales, para que se ajusten a los acuerdos laborales pioneros se ha destacado a través de una serie de casos de alto perfil del Tribunal Laboral, incluido el presentado por los conductores de Uber contra el servicio de aplicación de taxis, que niegan que no son autónomos contratistas empleados, sino más bien «trabajadores» y, por lo tanto, tienen derecho al pago de vacaciones y al salario mínimo nacional.

Empleado vs Autónomo

Un trabajador puede pertenecer a una de estas tres categorías:

  • empleado (con todo el espectro de derechos laborales que incluyen vacaciones pagadas, pensión, pago por enfermedad, salario mínimo, derecho a no ser despedido injustamente después de un período de calificación, etc.)

– autónomo (en el que hay muy pocas protecciones laborales)

– una clase intermedia de ‘trabajador’ (que tiene derecho a algunos elementos de la protección del empleo, por ejemplo, vacaciones pagadas, descansos y salario mínimo nacional)

Hay una variedad de factores que son tomados en cuenta por los Tribunales Laborales y el HMRC al determinar a qué categoría pertenece un trabajador. No siempre es una pregunta sencilla y puede haber muchas áreas grises. Por ejemplo, en un caso bien conocido, la Corte Suprema y la HMRC, aplicando la misma prueba, llegaron a conclusiones diferentes en cuanto a la situación laboral de los trabajadores.

Los principales factores que se tienen en cuenta a la hora de decidir el tema son:

Servicio personal y reciprocidad de obligaciones

En sus términos más simples, un empleado o trabajador sirve personalmente a su empleador. El empleador tiene la obligación de proporcionar trabajo al empleado y el empleado está obligado a realizar personalmente ese trabajo. Por el contrario, alguien que trabaja por cuenta propia y dirige su propio negocio, proporciona servicios a un cliente o cliente y ese gestor autónomo normalmente es libre de enviar un sustituto para que lleve a cabo esos servicios.

Cualquier pequeña empresa o autónomo, para el buen funcionamiento precisa el consejo de una Gestoría para autónomos, que pueda solucionar todas las obligaciones que se tienen con las distintas entidades del Estado.

Controlar

Esto incluye, el poder de decidir la tarea a completar la forma en que se hará, el tiempo que llevará y el lugar donde se llevará a cabo. Un alto nivel de control, es un factor que apunta a que la relación sea laboral. Como la mayoría de los empleados altamente calificados, tendrán una autonomía considerable sobre cómo y cuándo llevan a cabo sus funciones, los casos han tendido a centrarse en el grado en que el individuo está controlado durante su contratación. Como resultado, será importante la medida en que el trabajador esté sujeto a los procesos de la empresa, tales como evaluaciones y procesos disciplinarios.

 

Otros factores de autónomos y pequeñas empresas

En una situación de autónomo, no debe haber ninguna obligación por parte del autónomo de realizar el trabajo y, para la empresa, ninguna obligación de proporcionar ningún trabajo. Cuanto menos interdependiente, menos probable es que un Tribunal Laboral considere que se trata de una relación empleador-empleado. Las organizaciones, también deben tener en cuenta otras consideraciones, como la duración del contrato y los beneficios ofrecidos. Cuanto más largo (y más exclusivo) sea el contrato y cuanto más integrado esté el individuo en la empresa, mayor será la probabilidad de que un tribunal lo considere un empleado. En cualquier caso, también será más fácil para un autónomo, argumentar que existía una reciprocidad de obligaciones cuando un contrato (especialmente uno exclusivo) se extiende por varios años.

Las consecuencias de equivocarse, pueden ser sustanciales. Una organización, puede enfrentar reclamos de gestores autónomos, alegando que se les adeuda el pago de vacaciones, el salario mínimo nacional o, si el compromiso ha durado más de dos años, reclamos por despido injustificado o despido. La distinción también es importante desde una perspectiva fiscal, ya que una organización, debe pagar el impuesto sobre la renta y el seguro con respecto a todos los ingresos laborales.

Propiedad intelectual

Otro factor importante, está relacionado con quién es el propietario de la propiedad intelectual creada. Como regla general, un empleador será propietario de la propiedad intelectual, creada por un empleado durante el transcurso de su empleo (y siempre es importante tener contratos de trabajo con un alcance adecuado para garantizar que no haya argumentos sobre qué propiedad intelectual se creó). Por otro lado, un trabajador autónomo como gestor autónomo será (a menos que existan acuerdos contractuales que dispongan lo contrario) propietario de la propiedad intelectual de su trabajo. Así, por ejemplo, si una organización artística emplea a un fotógrafo interno, los derechos de autor de las fotografías tomadas como parte del trabajo del fotógrafo pertenecerán al empleador. Este no será el caso de un fotógrafo autónomo.

Apoyo del gobierno

La naturaleza del apoyo actualmente disponible por parte del gobierno, como resultado de la pandemia Covid-19 también dependerá del estado del trabajador. En términos generales, y siempre que se cumplan ciertas condiciones, los trabajadores a los que se les paga a través de la nómina en tiempo real, tanto empleados como trabajadores, pueden tener una licencia con el empleador / contratante.  Para el buen funcionamiento de la empresa y las posibles dificultades que puedan surgir, es imprescindible contar con una gestoria para autonomos en apfgestoria.com.

 

gestoria para autonomos

Contratar a un gestor autónomo

Al contratar gestores autónomos, es importante sopesar estos factores para que las organizaciones puedan estar satisfechas de que el compromiso es realmente de naturaleza autónoma y, por lo tanto, minimizar el riesgo de que ese acuerdo se clasifique más tarde como un contrato de empleo o intermediario. categoría de trabajador. Es importante documentar el acuerdo en un acuerdo de consultoría redactado correctamente. No obstante, ten en cuenta que el contrato por sí sólo no determinará el estado y, si surge una disputa, un Tribunal Laboral analizará las circunstancias reales de la relación para determinar el estado laboral del individuo. Ante estos posibles inconvenientes,  recomendamos optar por la contratación de una gestoría profesional como APF Gestoría.