La decoracion y estilo escandinavo de bloomingville

El color blanco, la madera, los muebles ligeros… Los ambientes norteños están de actualidad. Ahora te contaremos cuáles son las claves de su éxito, a fin de que puedas ambientar tu casa con una decoración de tipo escandinavo.

Es posible que sea por la simplicidad de sus entornos, por la delicadeza de la paleta cromática que posee, o bien por la calidez que transmite, el estilo escandinavo en decoración está gustando mucho, asimismo en este país. Y resulta curioso ver lo mucho que nos agrada la decoración norteña en España, dadas las pocas semejanzas que compartimos con los habitantes del norte de Europa, empezando por el tiempo y continuando por el modo de vida.

La cuestión es que bloomingville triunfa decorativamente hablando, en el mundo entero y España no iba a ser menos. Hoy me agradaría contarte cuáles son las claves para recrear un entorno escandinavo, aunque tu casa se halle en plena meseta castellana, que para eso vivimos en un planeta global.

Decoración de estilo escandinavo

¿Quién dice que lo hermoso esté reñido con lo práctico? Todos conocemos que no es de esta manera, que no están reñidos, si bien nuestro sofá, que es una belleza con un diseño fantástico, en ocasiones nos resulte un pelín incómodo… En resumen, por regla general, es posible conseguir una decoración llena de belleza que al tiempo sea práctica y ligera.
Esto es lo que pasa con los interiores norteños, que aparte de ser verdaderamente bonitos y agradables, son siempre y en toda circunstancia limpios y despejados, muy prácticos, clic aqui No acostumbran a estar estridentes de cosas, sino que se cuida la distancia entre los muebles que, además de esto, resultan funcionales.

La luz, el tesoro más apreciado

La segunda clave que me agradaría resaltar del estilo escandinavo es ese ansia por aumentar la luz natural, lo que no puede ser más lógico. En aquellos países de largos y oscuros inviernos, los habitantes de las casas le dan una suma importancia a cada rayo solar, con lo que visten las ventanas con cortinas ligeras (y en muchas ocasiones ni eso).
Asimismo la luz artificial tiene gran relevancia, con lo que las lámparas, puestas a distintas alturas (de techo, de sobremesa, de pie, etc), se miran mucho. Las velas, que además aportan calidez, tienen a su vez un hueco en los entornos norteños.

El color blanco, un clásico… hasta el momento

El telón de fondo para la decoración de estilo escandinavo, ha sido siempre y en toda circunstancia el color blanco.De hecho, la mayor parte de las casas tenía paredes, techos y suelos inmaculados, que se transformaban en el escenario idóneo para el resto de elementos ornamentales.
Después, el negro y el gris eran los tonos preferidos para crear contrastes con muebles y objetos. Y no es que la cosa haya cambiado en mucho, mas sí es cierto que el blanco deja paso a otros colores que, si bien asimismo son suaves (lo que debe ver con su interés por multiplicar la iluminación), van tomando otros matices.

Y como detalles de color, triunfan los toques de tonos flúor, los verdes y los amarillos. A su vez,las tonalidades metálicas se hacen un hueco en las casas norteñas.

bloomingville

La madera, sola o bien combinada

Es uno de los elementos que no puede faltar en la decoración de tipo escandinavo. La madera es la estrella, no solo en los muebles, sino más bien asimismo en los suelos y estructuras. Aún en los complementos.
Pero siempre y en toda circunstancia se trata de maderas claras, como el abedul o bien la haya, propias de aquellas latitudes. Y las terminaciones, muy naturales. Además de esto, si ya antes triunfaba sola, ahora la madera se combina con otros materiales para crear juegos muy decorativos: con metal, con piedra, con fibras naturales, etcétera.