Los primeros TOSTADORES DE CAFÉ

Tostadores de Café

Si bien, no tenemos los datos exactos de la manera de trabajar de los tostadores de Café  de antaño, sencillamente podemos pensar en la imagen de una olla preparada sobre el fuego y en el que los granos de café verde poquito a poco se van tostando y al caramelizarse dejan notar esa fragancia tan propia a café.
Conforme a los datos recogidos en distintos libros sobre la historia del café, sabemos que a lo largo de los siglos XV, XVI y XVII, los tostadores que comprendían la relevancia de un buen proceso de tostado, empleaban sartenes perforadas sobre una base de lignito, como un prólogo sobre el diseño de las futuras máquinas tostadoras. En ese tiempo, algunas cafeterías usaban unos toscos equipos de tostado con una capacidad máxima de cinco kg. Su tecnología era enormemente sencilla: un tubo perforado con un cigüeñal para el mezclado de los granos. Aún, a lo largo de los años de intercambio de conocimiento y comercio de café entre las diferentes etnias (mediterráneas, europeas y del Magreb) el sistema era el mismo: una sartén o bien bol perforado o bien un tubo con un cigüeñal y una fuente de calor.

tostadores de café

Los primeros tostadores de Café

A lo largo del siglo XVIII y principios del XIX, se comenzó a mejorar el desarrollo de las tostadoras. En este tiempo, la construcción era sobre hojas de metal como cobre, latón o bien de hierro derretido. En la mayoría de los casos, se trataba de instrumentos caseros y en el siglo
XIX algunos inventores comenzaron a diseñar, patentar y fabricar equipos. La absorción de calor, siempre y en todo momento era directamente sobre la fuente (conductividad) y este calor externo, calentaba el aire de forma homogénea gracias al giro incesante del tambor a lo largo del  proceso de tostado.
Por aquel entonces, las fuentes de calor eran siempre las mismas: madera, lignito o bien coque, y eran muy apreciadas por su limpieza, y porque tenían un buen impacto sobre el sabor del café.

 

tostadores de café

A lo largo de estos primeros tiempos de desarrollo de equipos de tostado, podemos hablar de cuatro diseños básicos:

* Bandejas, cajas y también tostado: se colocaba el aparato de forma directa sobre el fuego y se iba agitando para remover los granos

* Instrumentos tipo sartén, con o bien sin tapa: con forma de bol estaban concebidos para lotes de dos kg de café verde y se empleaban cucharones para remover los granos a lo largo del tostado. Esto dejaba una trasferencia de calor parcialmente homogénea.

* Esferas: Se desarrollaron formatos esféricos como el timbal, que incorporaban un huso y un cigüeñal para permitir el movimiento de los granos de café. Estas esferas, eran más fáciles de operar y el diseño dejaba la salida de humos y en consecuencia trabajar con más cantidad de café.

* Cilindros: Los predecesores de las presentes máquinas de tostar. Era un sistema con un huso y un eje, así dejaban un movimiento mecánico para el tostado. El tubo, se posicionaba sobre el fuego con dos aguantes. El proceso de enfriado era enormemente fácil, se ponía el grano tostado en un bol aparte y se aplicaba agua.

No fue hasta mil setecientos cincuenta, que se incorporó un sistema de cernedor o bien malla. Ya a fines del siglo XVIII se constata que el conocimiento sobre el café había evolucionado enormemente. En la enciclopedia de Johann Georg Krünitz de mil setecientos ochenta y cuatro, ya se exploraban métodos de tostado, tostado claro o bien oscuro, y diferentes técnicas de enfriado. Krünitz ya apuntaba la relevancia del proceso de tostado como un indicador de calidad vital.

Empresas como Cafés Granell,  tostadores de café desde 1940 siguen trabajando en comercializar café de diferentes partes del mundo, importando cafés de calidad y vendiendo las mejores variedades a través de su tienda online.